sábado, 2 de enero de 2016

"¡Feliz Navidad, Sr. Scrooge!", un clásico de Dickens para toda la familia.

La compañía La Madeja Teatro pone sobre los escenarios múltiples y diferentes obras teatrales, desde el clásico Don Juan Tenorio de Zorrilla hasta espectáculos para toda la familia como Las aventuras de Lázaro de Tormes.
¡Feliz Navidad, Sr. Scrooge! forma parte de este último grupo, una versión del clásico A Christmas Carol de Charles Dickens. De sobra es sabido lo difícil que resulta contentar a los más pequeños de la casa, se convierten en el público más exigente y esta compañía sabe ofrecer de manera sabia el entretenimiento e interacción con los niños (y con los mayores).
Ofrecen una revisión bastante divertida del cuento de Dickens que nos hace sentir como niños otra vez. La dirección y la dramaturgia han corrido a cargo de José Chía, quien también se sube a las tablas –encarnando al Sr. Scrooge-, compartiendo escena con Juan Planelles –B. Cratchit- y Leticia Arbide –Maggie-.
Despojan al clásico de Dickens de ese halo de casi extrema tristeza que nos trasmite el Sr. Scrooge, un hombre avariento que odia la Navidad, siendo el desarrollo y la resolución bastante optimista. Su sobrina –en la obra original es sobrino- y uno de sus trabajadores se alían para hacer que recobre la ilusión por estas fiestas, haciéndose pasar por los espíritus de las Navidades pasadas, presentes y futuras.
En el cuerpo de sólo tres actores se dan cita muchos más personajes: Scrooge, Cratchit y Maggie, también aparecen los fantasmas, la hermana de Scrooge y la mujer de Cratchit, entre otros. Así, en un juego de disfraces y roles, los personajes principales con la complicidad del público consiguen su propósito. Un maravilloso trabajo interpretativo por parte de los tres que da gusto ver.
Con gran habilidad, y apoyados por la música y la iluminación, transitan por todos los personajes y espacios de ese pequeño trocito del Londres victoriano que nos ponen sobre el escenario. La capacidad de conexión que tienen con los pequeños es mágica, consiguiendo risas y palmas desde que se abre el telón. Hacen que parezca fácil lo difícil, con una puesta en escena sencilla y mucha pasión ya nos tienen ahí con ellos, participando en la trama.
Esta compañía, a los que es un placer ver actuar siempre, con este Scrooge consiguen arrancar la risa de pequeños y mayores, llenando de ilusión todo el teatro, porque nunca es tarde para volver a ser niños.